Página Entidad

Bloque Principal

icono
La Villa de Casas de Don Pedro
usted está en Municipio » La Villa

La Villa de Casas de Don Pedro es la puerta de la Comarca de la Siberia. Se encuentra situada al noreste de la provincia de Badajoz, pertenece al partido judicial de Herrera del Duque, de la que dista 45 Km., y se halla a una distancia de la capital de 160 km. por la carretera N-430. Limita al norte con la provincia de Cáceres;  al este y sur con los términos municipales de Talarrubias y Puebla de Alcocer, y al oeste con el de Navalvillar de Pela. El punto más alto de su relieve alcanza una altura de 665 metros en la sierra de la Chimenea, estribación de los Montes de Toledo. Por su parte la altura media donde se sitúa la villa es de 385  metros sobre el nivel del mar.

Imagen aerrea de la villa

            El municipio se asienta sobre terreno pizarroso aplanado con serretas cuarcíticas de escasa elevación y a escasa distancia del río Guadiana. Su altitud media, como hemos indicado, es de 385 metros sobre el nivel del mar, y sus coordenadas geográficas son: 39º 06´ norte y 50º 19´ sur. Podemos considerar su territorio como poco accidentado, excepto en su zona norte, donde se encuentra sus mayores altitudes, como el Pico el Rostro, el Risco de Valdehornos o el Punto de Mira. Bañada por la margen derecha del río Guadiana, hoy transformado en un gran lago a consecuencia de la construcción del Presa de Orellana, por lo que las aguas cubrieron los molinos harineros, los huertos familiares, sotos e islas,… transformando el paisaje de la vega de un río, en un paisaje pantanoso de aguas tranquilas y sin

Imagen aerea

apenas vegetación en sus orillas. Así con esta orografía la villa tiene un término municipal bastante amplio, de unos 14,3 km2, además de estar muy diseminado, de forma que parte del se introduce en la provincia de Cáceres y limita con el término de Logrosan, y otra parte se halla junto al municipio de La Puebla de Alcocer, formando una isla dentro del término municipal de la Puebla. Esta amplitud de término y el escaso número de habitantes, con tendencia a la baja, nos da una densidad de población de unos 13 habitantes por km2.

El casco urbano es muy amplio y en forma de estrella, aunque se desarrolló en un principio en torno a dos puntos centrales, como son el centro administrativo y el centro religioso de la población, es decir, el ayuntamiento y la Iglesia parroquial. Junto a estas zonas se contemplan calles cortas e irregulares, mientras que si nos dirigimos hacia la periferia las calles van siendo más rectas y con una anchura mayor y más homogénea.

Su clima no es especialmente extremado, aunque sus inviernos son fríos y cortos con temperaturas medias de 6 a 8 grados centígrados y los veranos largos, secos y muy calurosos con temperaturas medias superiores a 26 grados