Página Entidad

Bloque Principal

icono
Sendero Arroyo Hondo
usted está en Naturaleza » Rutas Senderismo

La Siberia, comarca situada en el extremo noreste de la provincia de Badajoz, se extiende por un paisaje que no deja de sorprender al visitante. Bosques, serranías agrestes y vastas masas de agua embalsada,  (es la zona de mayor número de kilómetros de costa interior de España), convierten la comarca en una excelencia ecológica sin igual.

Plano ruta

Paseando por La Siberia nos encontramos formaciones vegetales con gran biodiversidad. Podemos admirar dehesas y bosques mediterráneos de encinas, alcornoques, pinos, quejigos y rebollos; manchas de matorral con madroños, lentiscos, durillos, labiérnagos, etc; imponentes masas mixtas de repoblación formadas por pinos piñoneros y negrales con encinas, alcornoques y quejigos.

Uno de estos paseos, partiendo del Colegio Público “Virgen de los Remedios” nos lleva a disfrutar de un punto de nidificación de multitud de aves. Iniciamos en recorrido por el Camino de las Pozancas. El recorrido se realiza por caminos que cruzan la dehesa, y marchan en dirección al río Guadiana. Se contempla durante todo el recorrido una muestra del bosque mediterráneo. Se llega a una zona donde abundan las aves acuáticas, y se contemplan unas hermosas vistas del Embalse de Orellana y su entorno. Para regresar seguiremos el Camino de Puebla de Alcocer.

El recorrido se realiza por caminos que cruzan la dehesa, y marchan en dirección al río Guadiana. Se contempla durante todo el recorrido una muestra del bosque mediterráneo. Se llega a una zona donde abundan las aves acuáticas, y se contemplan unas hermosas vistas del Embalse de Orellana y su entorno.imagen ruta

La dificultad de esta ruta de senderismo es baja, y tiene una distancia de unos 9 kilómetros, que perfectamente se pueden realizar en unas tres horas. La ruta se puede hacer tanto en bicicleta como andando. El mejor momento para llevarla a cabo es el amanecer. El aire fresco y nuevo de la mañana me acaricia. La luz se va abriendo paso dándome la vida Olor a jara, tomillo y romero directo al alma. Me acerco al agua lentamente, deseando y retardando su contacto, saboreando segundo a segundo el encuentro, sintiendo ya su frescura anhelada.